• Admin

LITIO, UN POSIBLE NUEVO COMIENZO



Recién en diciembre, casi terminando el 2019, la bomba explotó: México tiene la reserva de litio más grande del mundo. Inversionistas de todo el mundo pusieron a la tierra del águila y el nopal en su mira. Fabricantes de armas, celulares, computadoras, etc. se enfocaron en la declaración del presidente Andrés Manuel López Obrador acerca del descubrimiento del yacimiento, donde bautizaba al litio como el “petróleo blanco”.


El litio es un metal blanquecino con la propiedad de almacenar energía bajo ciertas circunstancias. Esto lo ha llevado a ser muy popular en la fabricación de baterías o acumuladores, componentes computacionales, etc.


El mercado mundial de litio crece cada año, lo que hace muy atractiva la oportunidad de invertir en el depósito más grande del mundo. ¿Qué tan grande? Hasta hace unos meses Bolivia encabezaba la lista de países con mayores reservas de litio, estimadas en 21 millones de toneladas; pues se proyecta que México posee unos impresionantes 243 millones de toneladas.


Litio en conflicto sociopolítico


La industria del litio se encuentra bajo más de un foco de atención, pues no solamente se involucra lo económico, sino también las controversias sociales y políticas que lo rodean. Recientemente fue depuesto el gobierno de Bolivia hasta entonces en manos de Evo Morales, donde muchos aseguran que el litio jugó un papel importante. Además, en fechas actuales, pasó el caso de la familia Lebaron en Sonora, donde fueron asesinadas 10 personas, entre mujeres y niños, a manos del crimen organizado. Y justamente en las inmediaciones de los terrenos de dicha familia fue donde se encontró el yacimiento mexicano. Muchos medios e investigadores están encontrando relación entre ambos sucesos.


En otros hechos, si bien las posibilidades asociadas al descubrimiento son inmensas, los derechos de exploración, y posible explotación, ya están cedidos a las empresas Banacora Lithium y Gangfeng Lithium, de origen canadiense y chino respectivamente.


Potencial de crecimiento


El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Víctor Manuel Toledo, ha urgido al gobierno nacional a explotar la oportunidad y comenzar a usar y desarrollar tecnologías de energía renovable. “Estamos en una transición en todo el mundo”, expresó antes de poner sobre la mesa el tema de automóviles eléctricos.


Y es que ya en notable el problema que tiene México con el petróleo, causante de la reciente crisis económica que aqueja a la nación desde el sexenio pasado y que el actual tampoco ha podido revertir. El desarrollo de vehículos eléctricos podría ayudar a mitigar la dependencia a los hidrocarburos del país, además de que podría incentivar al uso e investigación de nuevos combustibles sostenibles y ecológicamente menos peligrosos.


Hay diversas dificultades por los que México pasará al convertirse en potencia del mineral, asegura Carlos Jiménez, especialista de la Facultad de Negocios de Salle, siendo la principal que el país no cuenta aún con una industria del litio desarrollada, en todo el 2016 sólo se extrajeron 3 kg del metal, con un valor de 658 dólares. Pasar de eso a los 16 millones que se planean extraer en la primera fase de la explotación es un gran salto, y México no está preparado para ese nivel, por lo que deben depender de la maquinaria y conocimientos extranjeros, el mismo caso que pasa en Bolivia.


El descubrimiento del yacimiento puede ser el comienzo de un nuevo tipo de economía, más sostenible y próspera para el país, sin embargo es algo que debe ser abordado con delicadeza e importancia, pues al ser un metal tan preciado, no sería extraño que se intente lucrar de manera irresponsable con él. El cómo se administren las gestiones gubernamentales y de iniciativa privada dictarán el destino del éste y los próximos sexenios, pues se proyecta una vida útil de 19 años para, lo que será, la mina a cielo abierto.




16 vistas

© Copyright 2019 todos los derechos reservados,

Corporativo Codesy, S.A. de C.V.

Colima, Col. México